¡Atrévete a cambiar!

Aquí te dejo el audio por si, en este momento, no tienes tiempo de leer este artículo

Hoy te presento Las Trinidades. Una serie de 10 artículos para paner en claro las necesidades reales de tu cuerpo en cuanto a nutrición y con la máxima simplicidad.

Los Principios

La tranquilidad es uno de los mayores logros en la vida porque la felicidad está siempre muy cerca de la tranquilidad.

Todos podemos hacer un montón de cosas gratis para conseguir un alto grado de tranquilidad.

Pero el primero es el orden de las ideas. Si no estructuras tu pensamiento, no es probable que cambie nada ni dentro ni fuera de tu persona.

Todas las semanas escribo, las clases, los artículos…Y ahora también los guiones para los podcast y los vídeos.

Pues me he dado cuenta que pienso a tres bandas. Todo tiene tres puntos. Todo lo ordeno de tres en tres.

Pensaba que era cosa de mi cabeza, pero resulta que es un proceso natural del cerebro:

  1. pienso una palabra/
  2. la digo en voz alta/
  3. tu la oyes/

Eso pasa con todo. Así que me he inventado el tema de las trinidades. Unas ideas simples para que puedas poner orden y concierto en tu salud y tu alimentación de manera fácil y práctica.

Las tres primeras  trinidades.

  • La primera trinidad es la base de la salud, sin esto nada funciona
    1. Agua
    2. Ejercicio
    3. Respiración
  • La segunda trinidad es el método para evitar agobios
    1. Compra
    2. Cocina
    3. Conserva
  • La tercera trinidad es la que más libertad te da en el momento de cocinar
    1. Caldo
    2. Sofrito
    3. Estofado

Aunque primero y antes que todo lo anterior , hay que pensar en el cambio. Porque realment de lo estoy hablando es de introducir cambios de manera paulatina. Poco a poco. Pero sin pausas.

Te enfrentes a la que te enfrentes o hagas lo que hagas, siempre habrá algo que deseas cambiar porque ese algo no te deja vivir en paz.

Y claro está se trata de una trinidad. Tres ideas para el cambio:

  1. Cuál es el problema. No vale solo con la queja; hay que identificarlo
  2. Cuál es la solución. Mira como lo han hecho otros antes que tu
  3. Cuál es el cambio.  Aplica lo que puedas de las soluciones que otros han dado a problemas similares

Así que vamos a empezar por el principio. De esa manera estarás en plena disposición cuando empiece a hablarte del resto de cambios

Pregúntate por qué te quejas

Lo normal es darse cuenta de que algo no funciona. Luego simplemente quejarse. Y ahí lo dejamos. En la queja. Quejarse de un problema de manera abstracta alivia momentáneamente pero no soluciona nada.

Cuando algo no te permite  vivir con tranquilidad, simplemente hay que ver en qué y cómo te afecta. Qué es lo que no puedes hacer o lo que te gustaría hacer y ese problema te lo impide.  Ahí está siempre el origen de aquello  que te quita la Paz.

Vale. Veo que estás pensando en varias cosas que te frenan. Pregúntate exactamente lo que quieres conseguir para volver a estar en Paz. En tu respuesta va a estar siempre la solución. Así que empieza a buscar personas que ya consiguieron eso que tú deseas y pregúntales cómo lo hicieron.

A veces las soluciones las tienes cerca. En personas de carne y hueso que te rodean. En las personas virtuales en la otra partes de mail o el whatApp. Amigos, compañeros, sobrinos, vecinos, nietos, hermanos. Simplemente busca, porque empezar la búsqueda es ya parte del cambio.

Otras veces son libros o conferencias o búsquedas en internet. Y siempre, siempre, acabas dándote cuenta cuando ya estás en plena fase de solución que han sido todas esas cosas a la vez.

Porque cuando te pones a buscar soluciones te das cuenta que están por todas partes.  Rara vez encuentras una solución en un solo momento y de una sola vez.

Y  te aseguro que es mucho mejor y más relajado, excitante e incluso divertido, encontrar pequeñas partes de la solución aquí o allá, un poco hoy otro detalle mañana… Porque si entras en esa dinámica, te vas a dar cuenta que a medida que vas encontrando pistas, vas modificando pequeñísimos detalles de tu vida que ya empiezan a obrar el milagro del cambio.

Por eso todo lo que te voy a ir contando en la trinidades, son pequeñas cosas, pequeños detalles que en poco tiempo hacen un todo. Y ese todo te va a dar la tranquilidad de que estás arreglando cosas de manera confortable, medida y positiva.

Te das cuenta…el dinamismo desde la tranquilidad hace que puedas cambiar. Fíjate en la palabra tranquilidad. Cuando empleas un método y sigues un camino, empiezas a conquistar la tranquilidad porque  sin ella el cambio suele ser un error.

Además, no puedes encasillarte en la queja, eso te va a quitar la salud. Pero puedes empezar a moverte, eso te va a revitalizar.

Una cosa más para acabar: yo solo te voy a hablar de nutrición, salud y cocina. Pero si decides aplicar este método a otros aspectos de tu vida, empieza por algo que sea pequeñito. Cuando haces diez cambios insignificantes ¡la maquinaria de tu universo se pone en marcha!

¡A por el cambio!

En el próximo artículo empiezo con la primera trinidad hablando de todo sobre el agua y la hidratación.

La primera trinidad es la base de la salud, sin esto nada funciona

  1. Agua
  2. Ejercicio
  3. Respiración

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.